El tiempo empieza a volar. Al principio me parecía imposible que llegara el día en que Paolo comenzase a a balbucear y de repente me lo encuentro hecho un hombrecito y dándome consejos sobre cómo tengo que organizar las cosas.
Inicia a crecer más deprisa de lo que soy capaz de reconocer, por eso a veces me sorprende con un brote de autonomía que sacude mis conceptos adquiridos desde que nació recordándome que tendré que ir adaptando con mayor rapidez el ritmo de nuestras costumbres.
El 3 de marzo hizo 6 años desde que la llegada de Paolo iluminó nuestras vidas y lo celebramos con 30 personas (entre adultos y niños) correteando por nuestra casa. Fue muy divertido para todos, tanto grandes como pequeños. Creo que una fiesta de cumpleaños que dura más de 6 horas se puede considerar un éxito. Os dejos unas fotos, desde los preparativos hasta la llegada de todos.
Felicidades Paolo, gracias por llenar mi vida de luz y alegría.

0 comentarios:

Publicar un comentario