Esta manualidad nos surgió sin ningún tipo de premeditación. Paolo quería regalar un collar a su amiga del alma Marta y no teníamos cuentas para montarlo, sólo una pieza de plástico verde a forma de diamante venido a menos. Estuvimos pensando en usar pasta, como hicimos en este post anterior, pero es frágil y se rompe fácilmente.
Después se nos ocurrió utilizar las chapas de botella, pero eso lo haremos un día que tengamos ganas de hacer agujeros hasta en el queso. Queda pendiente.  Por último, se los iluminó la parte occipital del cerebro con uno de los objetos que generalmente tenemos en casa que más se prestan a las manualidades: las pajitas de refresco.



Lo que obtuvimos es de lo más resultón. Si contamos lo poco que cuesta hace quizás si nos vayamos refinando ( y digo quizás porque yo, por ejemplo, me he anclado en las habilidades manuales de una niña de 8 años. Me falló lo de  salir artista, pero en compensación,  me creció el gen de la curiosidad)


FICHA ACTIVIDAD

DIA: 3

TITULO: Collares con pajitas

DESCRIPCION: Usemos los trozos de pajitas como cuentas de un collar

LUGAR  DONDE HACERLO: En casa

NIVEL DE DIFICULTAD: Facilísimo

NIVEL DE ENSUCIAMIENTO: El razonable

TIEMPO
ENTRETENIDOS: Poco, pero satisfactorio

TIEMPO DE PREPARACION: Ninguno

MATERIAL: 

  • Un hilo de pesca o una cuerda para hacer collares, o un hilo de lana. 
  • Pajitas de colores
  • Tijeras

INSTRUCCIONES
Poco hay que decir de cómo desarrollar la actividad. Lo harán todo ellos: cortar, introducir las cuentas y enorgullecerse del resultado.




0 comentarios:

Publicar un comentario