Queridos todos, la repostería no es lo mío porque requirere, entre muchas cosas dos virtudes que nunca he poseído: paciencia y precisión. Veo las fotos de tartas por internet y me las imagino realizadas por mis manos no digo preciosas, inmensas,  pero cuando acabo de reproducirlas, el churro que me queda no se acerca ni por casualidad a lo que me había propuesto.
Qué le vamos a hacer, así es la vida.
Esta mona de Pascua me tenía que quedar espectacular y no un desastre, pero así ha ocurrido y sólo me queda el consuelo de pensar que estaba deliciosa: rellena de crema de mascarpone y trocitos de chocolate.
Aprovecho para desearos unas felices vacaciones de Semana Santa, que las disfrutéis allá donde hayáis decidido pasarlas. Nosotros nos quedamos en casa, con la idea de ejercer de jardineros pero está haciendo un tiempo muy pocho y nos estamos quedando dentro poniéndonos morados de chocolate y galletas.
El bizcocho lo he comprado ya hecho en el horno de un pueblo que está al lado de mi casa y que hace cosas deliciosas.
Para el relleno de mascarpone, he usado:
  • 500 gramos de mascarpone
  • 3 yemas de huevo
  • 6 cucharas colmadas de azúcar glas.
  • Pepitas de chocolate

Para cubrir la tarta:
  • 250 Gramos de Marcarpone
  • Una yema de huevo
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • Chocolate blanco rallado
  • Fideillos de colores.
  • Un conejo de chocolate blanco
  • Huevos de mazapán

El relleno de esta tarta es el mismo de mi mítico Tiramisú:
Se baten las yemas con el azúcar hasta que quede una pasta blanquecina y en ese momento se añade el Mascarpone y por último las pepitas de chocolate.
Después de empapar el bizcocho con Cointreau muy,muy diluido y azúcar he esparcido la crema.







Para cubrir la tarta he usado una crema más densa, con una yema, pero con el mismo procedimiento.






Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario