Por fin lo hemos conseguido. Hacía tiempo que veía por Internet fórmulas para hacer pompas gigantes y me parecía imposible reproducirlo en casa.  Y lo que hoy os traigo os puedo asegurar que realmente funciona y es espectacular.




La primera vez lo intenté una tarde de lluvia con tres recetas pero ninguna me dió los resultados esperados. Y por fín he descubierto el motivo: es necesaria una buena receta para el líquido pero también el instrumento adecuado para producirlas. Con las anillas que normalente vienen con el bote para burbujas es imposible hacerlas grandes. Hay que fabricarse una super soplador. Y hoy os explico cómo.

PASO PRIMERO: CONSTRUIR EL SOPLADOR.

Material:


  • Dos palos de madera. Yo usé los palillos para pinchos morunos.
  • Dos cuerdas, mejor si son de algodón, pero yo usé un hilo que compré hace tiempo para hacer collares. Jamás he hecho ninguno, pero la he utilizado para una infinidad de manualidades.
  • Una anilla metálica no muy pesada. 

El primer soplador que construí lo hice sin anilla, y descubrí que los dos lados de la cuerda se pegan cuando empapamos el soplador en el líquido, así que es mucho mejor poner un peso en una de ellas para evitar que se peguen.
Atad los extremos de las cuerdas entre los dos palos, como os muestro en la foto. A una de las cuerdas ponedle la anilla.


PASO SEGUNDO:  PREPARAR EL LIQUIDO

Receta:

  • 5 vasos de agua
  • 1 vaso de jabón lavavajillas
  • 2 cucharadas soperas bien cargadas de glicerina (se compra en farmacias)



Esta receta es sencilla y es la mejor de todas las que he probado hasta la fecha.

Una vez preparados ambos elementos, podemos disponernos a pasarlo realmente bien y a soltar "ohhhhh" y "ahhhhh" durante un buen rato.
Que lo disfrutéis. 










Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario