Os aseguro que está riquísimo. No es otra cosa que el clásico bizcocho de yogur revisitado, pero con un resultado mucho más sabroso. Además me sirve para aprovechar las sobras, me refiero a los plátanos que se te quedan al final en la nevera con un color negruzco poco invitante. Nada mejor que escacharlos y preparar un bizcocho que además está bien bueno.




La receta es muy sencilla, como todas las que a mi me gustan.

INGREDIENTES

  • 1 Yogur griego
  • 1/2 de la medida de yogur de aceite de oliva o girasol.
  • 2 medidas del yogur de azúcar moreno
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 1 huevo grande
  • 2 plátanos maduros 
  • 1 sobre de levadura para postres
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 pellizco de sal
  • 3 cucharadas de leche 
  • Opcional: A mi me encanta el sabor de la canela y el clavo con el plátano. Le pongo siempre media cucharadita de canela y un cuarto de cucharada de clavo molido (el clavo tiene un sabor muy fuerte hay que ponerle poco creo yo)
En un recipiente grande mezclad el yogur con el huevo e id poniendo las medidas de aceite, azúcar, harina, levadura, la sal y la vainilla (y las otras especias si os animáis).

Por último añadid los dos plátanos escachados. Os servirá seguramente un poco de leche para hacer la masa un poquito más suelta.

Disponed el compuesto en un molde para puding (o el que tengáis) y metedlo en el horno precalentado a 180 grados durante 40 minutos.
Y ya está listo para disfrutarlo.




Un beso a todos.


Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario