Hoy os traigo una idea genial para divertirse y aprendender: Huevos de dinosaurio congelados. No hay modo más barato y más simple para hacer un juego espectacular que mantendrá entretenidos a los peques durante un gran rato. Son suficientes unos globos de agua ( y colorantes alimentarios si los tenéis) y muchas ganas de disfrutar manchándose las manos.




MATERIAL

-  Globos de agua grandes
-  Colorantes alimentarios (si se tienen)
-  Un recipiente donde poder dejar descongelar con calma los huevos mientras jugamos con        ellos. (por ejemplo, un tupper)
-  Sal gorda




Llenad los globos con agua. Si antes de llenarlos les ponéis unas gotas de colorante, os quedará un resultado más espectacular (yo se lo puse sólo a uno, luego veréis la diferencia).
Metedlos en el congelador, si puede ser, de un día para otro.



Al día siguiente encontraréis los globos helados. Con una tijera cortad el globo y quitadlo, dejando visible sólo el hielo, que tendrá una forma muy llamativa, sobre todo si le pusistéis colorante. Yo le añadí amarillo a uno y quedó precioso, me arrepentí de no haberlo hecho con todos, pero estaba haciendo pruebas y quería ver todos los resultados.




Y ahora ya, el juego está servido.



Con una jeringuilla añadimos agua con colores para ver cómo se deshacía el hielo.





Con la sal gorda, comprobamos que el hielo se deshacía mucho más rapidamente, así aproveché para contarle por qué cuando hay nevadas se echa sal a las carreteras, para bajar el punto de congelación. Además la sal mezclada con los colorantes nos dió la posibilidad de hacer casi pequeñas obras de arte heladas.











Os recomiendo que lo probéis en vuestras casas.

Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario