A veces nos apetece hacer una merienda dulce evitando usar la bollería industrial, pero nos vence la pereza, pensar en buscar los ingredientes necesarios, y ponerse a batir lo que sea nos quita todas las inquietudes sanas y acabamos abriendo el paquete de galletas del super.
Pero, ¿si os digo que en 5 minutos (más el tiempo del horno, 15 minutos, los milagros en repostería son escasos) podéis preparar unas deliciosas galletas con sabor a Nutella y que además las pueden preparar vuestros hijos (sobrinos o allegados) y se lo pasarán en grande?
¿Verdad que os apetece probarlo?.


Ingredientes

  • 140 gramos de Nutella
  • 120 gramos de harina
  • huevo



Os recomiendo que dejéis que lo hagan los peques, porque chupar la cuchara con los restos de Nutella y preparar luego la masa es puro disfrute.




Volcad todos los ingredientes en su cantidad justa en un cuenco y mezclad todo con un tenedor. 




Cuando empecéis a ver que se forma una pasta grumosa es el momento meter las manos para amasar correctamente la mezcla. 



No se necesita mucho tiempo, en un par de meneos os quedará una masa un poco pringosa pero muy apetecible y brillante.



Llegados a este punto tenéis dos opciones:
Si hay prisa, haced bolitas (separando la masa con una cuchara sopera) y aplastadla para hacer las galletas.

Si en cambio es una excusa para pasar un rato entretenidos, o queréis un resultado más trabajado, extended la masa con un rodillo.


Os podéis ayudar con el papel de horno, cubriendo la masa para evitar que se pegue al rodillo.



Pero yo os recomiendo que dejéis a  los niños que disfruten manejando la masa, porque tiene un olor delicioso a chocolate, es pegajosa pero no mucho. Un gustazo.




Una vez extendida la masa, utilizad cortadores de galletas si tenéis, y si no, usad las tacitas de café para recortar los círculos.




Os recomiedo que metáis las galletas al congelador 5-10 minutos antes de meterlas al horno para que no pierdan la forma mientras se cuecen.




Encended el horno a 180° y dependiendo del tamaño (cuanto más pequeñas, obviamente menos tiempo) dejadlas un máximo de 15 minutos. Yo prefiero que queden más blanditas que demasiado horneadas y secas, pero esa es mi opinión.

Espolvoread azúcar glas si estáis muy inspirados.









0 comentarios:

Publicar un comentario