Este año queremos probar a hacer un mini-huerto, a ver qué tal se nos dan las verduras y hortalizas, y podemos preparar las ensaladas con lo que produzca nuestro pedazo de jardín cultivado. 



No sé en España como estará la cosa porque son ya 9 años sin pasar con frecuencia, pero aquí desde abril encuentras en todos los supermercados bolsas de semillas para plantar. En la sección de fruta y verdura te encuentras un expositor con semillas, así que si vas a comprar lechuga, puedes elegir entre llevártela para comerla o para plantarla. 
El otro día mientras hacíamos la compra de la semana (por ponerle un título generoso, porque se me olvida siempre la mitad de las cosas que necesito y me toca hacer unas cuentas visitas entre semana) le di carta blanca a Paolo, podía elegir 4 paquetes de semillas, los que él quisiera para plantar el huerto.

Y esto es lo que eligió:
1 sobre de rabanetas
1 sobre de lechuga
1 sobre de tomates
1 sobre de calabaciones
O sea, que se ciñó mucho al tema de la ensalada.



Preparamos la zona de mi jardín que hemos dedicado a las plantas medicinales, y desde ahora al huerto. Para ello removimos la tierra, quitamos los millones de trillones de malas hierbas y preparamos los carteles para señalar lo que plantamos.
Los carteles, que tienen que resistir la intemperie,  los hicimos recortando una botella de plástico blanca.



Plantamos unsa cuantas de las semillas que hay en un sobre (no conviene poner muchas ,porque tienen que tener espacio para crecer) y añadí además otras que tenía guardadas que me regalaron hace tiempo de guindillas.



Ya os contaré cómo van saliendo nuestras hortalizas. 






0 comentarios:

Publicar un comentario