El otro día os conté que hemos sembrado nuestro huerto. Pero que uno no tenga jardín o terraza no impide que pueda cultivarse sus propias plantas aromáticas. No os digo que os pongáis a plantar hortalizas en la cocina, porque lo veo una tarea heroica, pero con imaginación, quizás un balcón o ventana amplia y muchas ganas de intentarlo, todo se puede hacer en esta vida. Y la satisfacción de poner tu perejil al guisado, o tu menta a la ensalada es insuperable, y compensa con creces las horas de riego  e incertidumbre. Además, relaja.



Si os animáis a probar os muestro 10 ideas (algunas bastante fantasiosas, otras, poco prácticas pero las hay válidas y originales)

1. Con botellas de plástico colgantes.
Reciclar y cultivas todo en uno. Via: The Dirt.





2. En  tarros de miel o mermelada
Muy vistoso, desde luego. Via: Not just a housewife


3. En cuellos de botella
Si funciona, os evitáis los quebraderos del riego. Via: Design Sponge



4. En latas pintadas.
Os podéis lucir si tenéis inquietudes pictóricas y así, darle un aire a esa lata de pintura que estaba olvidada en algún lugar triste del garage. Via: In Good Style.



5. En cajas de vino.
Lo cual quiere decir que disfutáis dos veces, primero degustando el rico zumo de uva y después plantado vuestras hierbas. Via: Bread and Chocolate 




6. Por un tubo
Plantas por un tubo, simplemente genial. Via: Reciclart




7. En neumáticos usados.
Necesitáis una rueda y mucho espacio.Via: Studio G



8. En cafeteras, teteras, lo que tengáis por la cocina
Podréis invitar al sombrerero loco a tomar un perejil. Via: Please note



9. En un palet
Desde luego, los palets están tan de moda como los bigotes. Via: Blog de coses



10. En un floppy disk
Tenéis que permitirme este capricho por deformación profesional. Tan original como poco práctico. Via: Instructables


0 comentarios:

Publicar un comentario