Y todos lo celebramos en una gran fiesta llena de niños que invadieron la casa y nos encantó que lo hicieran porque nuestro hogar esta hecho para ser vivido, con juegos manchas y mucha diversión, y muchos adultos que acompañaron a sus hijos y nos hicieron compañía a nosotros.
No pongo fotos de la fiesta por respeto a las imágenes y privacidad de los amigos de mi hijo, pero fué un éxito, y Paolo disfrutó muchísimo.




Gracias a mis padres, que vinieron y me echaron una mano para prepararlo todo, con grandes dosis de amor y paciencia.

Gracias a todos los amigos por estar ahí, por salpicar nuestra vida de alegría, apoyo y compañía .

Y gracias a Luca y Paolo, por ser lo mejor de mi vida, siempre.




0 comentarios:

Publicar un comentario