Sin lugar a dudas las tarta de chuches es una de las preparaciones para una fiesta que más satisfacción dan, porque son facilísimas de preparar, sólo requieren un poquito de tiempo y son recibidas por los niños con unas muestras de adoración que recompensan con creces el pequeño esfuerzo invertido. Una gozada.


Esta vez la hemos preparado Paolo y yo para su cumpleaños y sólo de verle la cara que puso cuando extendí los caramelos para prepararla ya me alegró el día.


MATERIAL


  • Planchas de corcho
  • Palillos
  • Papel de aluminio
  • Todos los chuches que os apetezcan




Recortad la plancha de corcho en rectángulos, tantos como pisos queráis que tenga la tarta, cuanto más arriba vayan más estrechos. En mi caso, como también hicimos una tarta de chocolate para soplar las velas, la tarta de chuches la hice pequeña (otros años tengo que confesar que era gigante).



Cubid los rectángulos de corcho con el papel de aluminio, y pinchad cada piso sobre el rectángulo que lo sostendrá con palillos.





Y ya se puede comenzar a pichar cada chuche con un palillo que se hinca en la tarta dándole la forma que se os ocurra,








En este caso recorté además un trozo de corcho con forma de 4 (sí, una forma muy dudosa, hay que echarle ganas para reconocer el 4) y lo clavé en la parte de arriba forrándolo con más caramelos.





0 comentarios:

Publicar un comentario