Hacía tiempo que quería probar las recetas que encuentro por internet para hacer burbujas de jabón en casa.
Como sabéis los chicos se pirran por las pompas pero una vez que se acaba el líquido que va en los frascos comprados generalmente en un chino, el truco de llenarlo con agua y lavavajillas no funciona, las burbujas se rompen antes de terminar de soplar. Acabado el misterioso líquido, termina la magia.




Pues bien, ayer probé en mi desván, donde no importa poner todo perdido porque está hecho todo ya un desastre y se puede limpiar con tranquilidad, tres recetas distintas. La primera no funcionó, las otras dos sí, aunque no cumplieron mis fantasiosas expectativas (es que en las fotos que publican en internet las pompas son gigantes, y la verdad es que salían hermosas, pero muy normalitas, nada de espectacular)
Os revelo ya el misterio que he descubierto: la glicerina es el truco. Si ponéis una cucharada de glicerina a la mezcla, las burbujas funcionan. La glicerina se compra o en las farmacias, o ahora que está tan de moda la pasta de azúcar  y la repostería americana en uno de esos sitios donde venden productos para hacer pasteles a la yanqui y pone Cupcakes por todas partes (la glicerina se usa para elaborar la pasta de azúcar) Así que es más fácil de obtener los componentes para la receta y las cantidades que salen son industriales.
De todas formas quiero seguir investigando para encontrar la solución ideal.
Advierto además que cada marca de lavavajillas es un mundo y mi objetivo es que salgan bien con cualquiera, de marca blanca y por tanto origen desconocido.

RECETA NUMERO 1

RESULTADO: FIASCO


  • 1 taza de agua
  • 1/2  taza de lavavajillas
  • 2 cucharadas de azúcar





Esta receta no funciona, y eso que la había encontrado en muchos blogs, quizás porque usan una marca específica de lavaplatos americano que aquí no hay.



Probamos mezclando con ímpetu y esperanza,  pero las burbujas se rompen antes de terminar de formarse. Receta suspendida.


RECETA NUMERO 2

RESULTADO: Funciona. 



  • 1/4 de taza de jabón lavavajillas
  • 3/4 de taza de agua caliente
  • 1 cucharada sopera de glicerina



El resultado obtenido es como el líquido que venden para las pompas de jabón, salen grandes, fluidas y duraderas. La glicerina es la clave, está claro.






RECETA NUMERO 3

RESULTADO: Funciona. Nuestra favorita, pero sale una cantidad industrial



  • 6 tazas de agua
  • 1/2 taza de lavavajillas
  • 1/2 taza de Maizena
  • 1 cucharada de levadura para dulces (vamos, la levadura Royal o algo parecido)
  • 1 cucharada de glicerina
Nos ha parecido que era la mezclacon el que más se puede divertir uno. Fuera, cuando hace un poquito de aire y con los instrumentos adecuados creo que se pueden hacer pompas gigantes.



Yo usé un limpiapipas enrollado como si fuera una anilla. Fue un éxito para pompas no muy grandes pero me he quedado con ganas de seguir probando para obtener resultados más espectaculares. 




0 comentarios:

Publicar un comentario