Por falta de tiempo, esta semana me cuesta rascar minutos para poder escribir y hacer todo lo que me gustaría,  así que os muestro de manera muy rápida nuestra última prueba para San Valentín: con una pinza y una cartulina hemos hecho un corazoncito que se abre y se cierra, según tenga un buen día o no.
Además le hemos añadido unos ojos para que nos mire mientras se mueve, nos tiene controlados.
Os mando a todos un abrazo y con la promesa de echarle más ganas, más tiempo y mucho más cariño a todo lo que os seguiré mostrando, de momento ahí queda esto.












0 comentarios:

Publicar un comentario