Queridos todos, 
Me he tomado una semana sin escribir en el blog, porque estos días he vivido en un desorden aún más acentuado del que estoy acostumbrada a generar, no por nada en particular, pero me he organizado peor. 
Un par de viajes seguidos en el trabajo, un cansancio mal recuperado y un poco de desgana pre-vacacional han hecho que se me acumulasen la ropa que planchar y las entradas que quería escribir. Pero esto me ha servido, para darme cuenta de que me encanta escribir posts, hacer cosas y contarlas, aunque a veces lo haga deprisa y de mala manera porque no tengo tiempo. Llevo pocos meses con Manzanaterapia pero estoy muy contenta de haberla creado, aunque sea poquica cosa, y si a alguno de vosotros os gusta alguna de mis ideas, no os podéis imaginar lo feliz que me hace saberlo.
Así que me tomo estas galletas navideñas que hice el fin de semana pasado, como detalle para regalar a mis compañeros de trabajo como alimento virtual que me da energía para seguir contándos cosas. 



Hice la pasta con Paolo, siguiendo la receta que siempre utilizamos, la de la base de la crostata que sirve igual para hacer galletas, porque es muy fácil de preparar y está riquísima.

Cortamos las galletas con un cortador de hombres-galleta y dentro con un cortador de corazoncito, para que el corazón quedara desmontable.




La decoramos con pasta de azúcar y rotuladores comestibles.







0 comentarios:

Publicar un comentario