Hoy hemos visitado una exposición de M.B. Escher, y nos hemos quedado fascinados viendo obras que no conocíamos y recordando las más famosas, como la cinta de Moebius. A mi hijo Paolo le ha encantado, sobre todo porque está lleno de hormigas, y a nosotros por lo que hemos leído sobre el origen del dibujo: la banda de Moebius, una superficie de una sola cara, con una serie de particularidades (una sola cara, un único borde, no orientable...) que atrajo a Escher y a otros autores a elucubrar sobre el concepto del infinito.

Y todo este rollo que os he contado es para proponeros que la hagáis en casa como hemos hecho nosotros al volver de la muestra. 


MATERIAL
  • 1 folio o cartulina
  • celo
  • tijeras

Cortad una tira (la que muestro en la foto es demasiado gruesa, cuanto más fina mejor se ve la figura final) de papel.



Giradla de 180 grados rotando los extremos, y pegad ésto con un trozo de celo.





Y ya está, ahora empezad a pintar un lado de la banda y ... veréis que pintáis los dos bordes, dentro y fuera llegando al mismo punto de partida.



Nosotros lo hemos hecho poniendo hormigas, y hemos colgado el resultado porque nos sentíamos muy orgullosos.





0 comentarios:

Publicar un comentario