Para animar a comerse la merienda, uno se inventa lo que sea, o lo copia, como en este caso, para transformar el queso en algo más sugerente. La idea la tomé de esta página donde explican paso a paso cómo hacer de un quesito babybel una carita.




MATERIAL


  • Quesitos mini babybel
  • Un cutter
  • Un rotulador alimenticio, de tinta comestible




Recortad la corteza roja del quesito con un cutter y dibujad ojos, nariz y boca con el rotulador.



El resultado seguramente os puede quedar mejor que a mi.















0 comentarios:

Publicar un comentario