Con la receta de la masa de la crostata (o tarta de mermelada) que hice con Paolo, preparé también unas galletas para celebrar Halloween en compañía o regalar a los amigos. 


Si quereréis una receta infalible y casi profesional para hacer galletas podéis visitar también la mítica página del rincón de Bea. Las galletas son perfectas, pero yo prefiero usar mi receta, porque es muy fácil de preparar con mi hijo Paolo, bastan 5 minutos apretujando la masa, no se necesita ninguna habilidad especial y el resultado es delicioso.

Las galletas las decoré con Pasta de azúcar, que se puede comprar incluso en los supermercados hoy en día. Hace unos años había que ir a tiendas especializadas, pero se ha puesto tanto de moda, que es facilísimo encontrarla. 



Después de sacar las galletas cortadas del horno (nuestras galletas tardaron 15 minutos en hacerse) y esperar a que se enfriaran (poco, muy poco porque teníamos mucha prisa para empezar a meter las manos en la masa), comenzamos el juego verdaderamente divertido de pegar la pasta de azucar directamente sobre la galleta.
Primero se corta con el mismo molde con el que cortamos las galletas (en este caso, con forma de fantasmilla)



Se pegan directamente sobre la galleta, además como las nuestras estaban aún un poco  calientes, se pegaron inmediatamente.



Los ojos y la boca son gotas de chocolate.





Para las calabazas, teñí las pasta de azúcar de naranja, verde y negro. 





Este es el resultado, estamos muy orgullosos, y están buenísimas.






0 comentarios:

Publicar un comentario