Esta receta para pintar con los dedos es perfecta para los más pequeños porque es muy manejable y totalmente comestible (os vais a reir cuando leáis los ingredientes porque es como hacer papillas).



Os aconsejo que la utilicéis al poco tiempo de haberla hecho porque es cuando más blandita y agradable está, después se seca.





Si os interesa hacerlo en casa, seguid leyendo.



La receta la he encontrado en este blog, que me sirve de inspiración para muchas ideas.



INGREDIENTES
  • 2 tazas de desayuno de Maizena (en realidad, yo le puse todo el paquete de Maizena, 250 gramos, que cabía en las dos tazas)
  • 1 taza de agua fría
  • 4 tazas y media de agua hirviendo
  • Colorantes alimenticios





Poned en un recipiente grande la Maizena, y mezcladla con el agua fría.




Una vez mezclada añadid el agua caliente (hirviendo) y mezclad, y mezclad.


Os daréis cuenta de que estáis preparando una papilla y quizás os venga ganas de añadirle un poco de azúcar y comerla pero resistid, porque el resultado es muy pero que muy divertido para vuestros hijos.



Una vez que ha adquirido la textura cremosa ideal, separadla en tantos contenitores como colores alimentacicios tengáis y mezcladlos.



Y ahora, ¡que comience el juego!. A mi hijo Paolo le saqué un gran cartón y no os podéis imaginar cuánto disfrutó con las manos (¡y los piés!)



El resultado es muy bonito, pero sobre todo el gustazo de espachurrar la pintura es una experiencia preciosa que podéis proponer a vuestros pequeños y no cuesta nada prepararlo.


0 comentarios:

Publicar un comentario