Cuando vi la propuesta de esparcir colores y jabón en la leche por la red no me pareció sugerente en absoluto. Pero al hacerlo descubrí que es un experimento muy fácil y vistoso. Los colores se mueven por sí solos, se mezclan y crean formas muy artísticas, como una gran cuadro abstracto: la leche.





Merece la pena hacerlo porque es muy fácil realizarlo y es realmente curioso. Os lo recomiendo.




Seguid leyendo si queréis saber cómo llevarlo a cabo.


MATERIAL:

  • Leche entera o semidesnatada, poca, la suficiente para llenar un plato.
  • Jabón lavavajillas
  • Colores alimenticios
  • Palillos




Poned la leche en el plato, después con los palillos esparcid unas gotas de color.





Y por último echad unas gotas de lavavajillas, que coincidan con las manchas de los colores. 
¿Que sucede?: Que el color se dispersa, produciendo unas formas muy sugerentes. ¡Se mueven solos!






Luego, podéis seguir moviendo los colores con los palillos, para ver más formas.






Un consejo: si tenéis un gato, que no os vea el experimento porque se lo beberá.










0 comentarios:

Publicar un comentario