Después de recibir una carta de amor por parte de Giulia, no se puede hacer nada menos que regalarle una joya.  Se nos ha ocurrido algo con clase, por ejemplo, una pulsera de macarrones de colores, así que hemos asaltado nuestra propia despensa para poner las manos en la pasta corriendo. 






MATERIAL:


  • Acuarelas
  • 1 cordón de zapato
  •  Macarrones





Primero hemos pintado todos los macarrones de los colores que más nos inspiraban.









Después los hemos pasado por el cordón de zapatos y este es el resultado obtenido: Uno para su novia Gulia y otro para su mamá.








0 comentarios:

Publicar un comentario