Cuando hace mucho calor jugar con el hielo es divertido y refrescante. 
Que se te queden heladas las manos es muy agradable cuando el resto del cuerpo experimenta temperaturas cercanas a los 40 grados.
Con estas temperaturas es ideal experimentar con el hielo: tocarlo, deshacerlo, con agua, sal, un martillo...





Se me ha ocurrido congelar un tesoro, algo que le gusta mucho a Paolo y que aguante estar unas horas dentro del agua (porque le encanta el chocolate pero no me parecía muy buena idea): globos.

MATERIAL: 


  • 1 bolsa de plástico para congelar (yo sólo tenía de este tamaño, pero cuanto más grandes sean, más rato estarán entretenidos)
  • Globos
  • Agua

Metemos los globos en una bolsa para congelar, la llenamos de agua, intentamos distribuir los globos lo más uniformemente posible la ponemos en el congelador.





 Después de 12 horas el resultado es este:





Quitamos la bolsa de plástico, y comenzamos a jugar.





Primero hemos probado con las manos, con sal, y por último, con lo que más nos gusta: el agua.
















0 comentarios:

Publicar un comentario