Esta mañana nos hemos encontrado en el buzón un rollo de papel muy grande, tanto, que se salía fuera, como si tuviera que prisa por ser leída. 




Al verla de lejos creíamos que podía ser la publicidad de alguna tienda, pero cuando hemos visto que era una cartulina con pegotes de pintura nos hemos dado cuenta de que era Paolo quien tenía que abrirla.  Así lo ha hecho y...¡sorpresa!.¡Una carta de amor para el!. De parte de Giulia, una compañera de la escuela.




Paolo no decía otra cosa que " ¡Y tiene brillantina!", la miraba, nos miraba y de nuevo:" ¡Y tiene brillantina!"  como si eso fuera el gestor de amor más grande que uno pueda hacer, porque claro, una carta la puede escribir o dibujar todo el mundo, pero con brillantina, eso es no lo hace cualquiera.





0 comentarios:

Publicar un comentario