Había visto muchas veces recetas de plastilina casera por la red, pero en la mayor parte de ellas hay que utilizar un ingrediente que se llama cremor tártaro, que es tan difícil de encontrar en un supermercado como acordarse del nombre. 
Además hay que ponerlo al fuego así que es mejor que los niños estén alejados mientras se preparan, quitando la parte más divertida de todo esto que es el meter las manos en la masa.





Esta tarde Paolo me ha pedido cuarenta veces si íbamos a recuperar al parque la plastilina que había perdido allí. Me ha venido como llovido del cielo encontrar una receta para hacer en 5 minutos una pasta para modelar estupenda, igual no es la mejor del mundo, pero es elástica, esponjosa y tan fácil de preparar,¡lo ha hecho todo Paolo!. La receta la he encontrado aquí, yo os doy mi experiencia:


INGREDIENTES:


  • 1 Taza de sal 
  • 2 Tazas de harina
  • 1 Taza de agua  (verted solo la mitad de la taza y luego id añadiendo lo que necesitéis a medida que vayáis trabajando la la pasta)
  • 4 cucharadas soperas de aceite (le hemos puesto de oliva y ha ido muy bien)
  • 4 cucharadas soperas de bicarbonato
  • Colorantes alimenticios
  • Opcional: Aroma de vainilla para darle ya el toque definitivo, no sólo es agradable al tacto sino también al olfato


Primero mezclamos los ingredientes. Sobre todo el agua no la echeis toda de golpe, poco a poco según lo vaya pidiendo la pasta. la vamos trabajando primero con la cuchara luego con las manos. Teneis que trabajarla durante 5 minutos para que quede esponjosa.








Tiene que quedar esponjosa, poned harina si os queda muy acuosa (como me pasó a mi) o agua si está seca.



Paolo le puso un sólo colorante a toda la masa, porque es inútil que hagamos colores distintos,  él acaba mezclándolos todos en una gran pelota de un color negruzco, así que mejor hacer uno de un color intenso. En este caso rojo pero nos quedó rosa.




Yo os recomiendo que como en la receta que he copiado separeis la masa en todos los colores que querais y después añadáis el colorante, y si os apetece la esencia.
Para conservarlo, frascos de conservantes, de potitos o si como yo no tenéis ninguno, con bolsas de plástico para congelar.




El resultado es verdaderamento bueno. Muy manejable. Perfecto para el  poco trabajo que supone prepararlo.





1 comentarios:

  1. Di la verdad Teresa este blog pertenece a ese guapo niño de las fotos, tu sólo eres artífice de sus ideas más peregrinas. Confiesa.

    ResponderEliminar