Seguimos gastando en casa el colorante alimenticio, porque permite llenar de color las cosas más insospechadas. 
Por ejemplo, ¿qué ocurre si cogemos el bote de espuma de afeitar del padre y la mezclamos con todos los colorantes alimentarios que tenemos en casa? Pues que conseguimos unas pinturas cremosas perfectas para pasar un rato increible antes del baño, o durante el mismo.






He tomado la receta de este blog que merece la pena de ser visitado porque está lleno de grandes ideas.




MATERIAL:

  • Espuma de afeitar
  • Colorantes alimenticios
  • Vasos de plástico
  • Cucharas o cuchillos de plástico
  • Muchas ganas de limpiar después



NOTA:  Cuando jugamos con estos colores nos pusimos de crema afeitar coloreada hasta las cejas, literlamente. Pero atención luego os toca frotar el cuerpo con una esponja, porque el color se va, irse se va, pero hay que darle con ganas porque el cuerpo lo absorbe de maravilla. Así que por ejemplo no hagáis como yo y os pongáis un bigote negro si luego tenéis una entrevista de trabajo.

Hemos puesto en cada vaso de plástico un poco de espuma de afeitar y la hemos mezclado con unas gotas de colorante alimenticio











Lo mejor es hacerlo en la bañera, pero como hacía tanto calor nos apetecía hacerlo en el jardín con una bañera de plástico para ir quitándonos la espuma de más.








Muy divertido. nos pusimos perdidos, luego hay que frotar mucho para quitarse el color.





0 comentarios:

Publicar un comentario