Esta tarde ha hecho un calor inaguantablePaolo estaba en la piscina con los patitos, ¡hasta ellos parecian sufrur las altas temperaturas!.  Entre gota y gota de sudor se nos ha ocurrido: ¿por qué no les damos un paseo por la nieve para que se refresquen?. 





De las recetas que he encontrado ésta es la que más me ha gustado, es sencilla y el resultado es muy bueno.
Podemos hacer en 3 minutos una nieve artificial, muy agradable al tacto. Parece nieve, se siente como la nieve pero tiene la ventaja de que no está helada, ( o al menos no si no queremos que lo esté)


INGREDIENTES:
Necesitamos sólo:




  • Bicarbonato, la cantidad que deseemos convertir en nieve ( yo puse dos cajas enteras de 500 gramos)




  •  Y el agua suficiente para darle la textura de nieve (probad de cucharada en cucharada de agua, porque necesita poca, pero ponedLE la cantidad que os pida vuestra nieve)


  • Ponemos el bicarbonato en un recipiente y le vamos añadiendo agua,  una cucharada sopera a la vez.



    Lo mezclamos hasta llegar a obtener la textura deseada. Podéis jugar la con el compuesto pero yo os recomiendo  que lo metáis en la nevera unos 20 minutos para que esté muy fresquito (en la nevera, no en el congelador)



    El resultado es muy curioso y muy divertido. Paolo ha disfrutado muchísimo con su rincón helado. 







    0 comentarios:

    Publicar un comentario