No sé en vuestra casa como funciona, pero la mía, cada fin de semana era un rosario de preguntas abiertas sin respuesta: ¿Qué hacemos este fin de semana? ¿Qué quieres hacer tu? ¿Qué te apetece? ¿Seguro que no te importa?

Y de respuestas aún menos concretas: No sé.., lo que tu quieras..., a mi no me apetece mucho pero si tu quieres ir,... bueno según vayamos viendo...


Para acabar no haciendo nada.


Hartos de no concluir ningún proyecto, un día al  fín llegamos a admitir algo que no es un delito sino un hecho normal: que lo que le apetece a uno no le apetece al otro. 

De alguna manera teníamos que darnos satisfacciones sin poner en compromiso nuestro equilibrio: y ahí que se nos ocurrio una gran idea que aquí os presento:
LA CAJA DEL FINDE.





La caja consiste en lo siguiente:
Cada uno escribe 5 cosas que le gustaría hacer el fin de semana.  Algo que realmente querría hacer. Se meten en un sobre y cuando llega el sábado una mano inocente como la de nuestro hijo desvela lo que toca hacer.






Una regla: algo en lo que nuestra pareja pueda participar y podamos involucrar a nuestro hijo.


 Antes o después nos tocará hacer lo que nos apetece, todos juntos,









0 comentarios:

Publicar un comentario