O lo que es lo mismo, mezclar colores alimenticios en un contenedor con mucha agua.







Es muy bonito ver todos los colores flotando en el agua hasta que se disuelven completamente, relaja. Después, naturalmente el agua se vuelve negra.


MATERIAL:


  • Un recipiente contenedor (yo he usado uno de plástico para armarios)
  • Agua 
  • Colorantes alimeticios, todos los que tengais en casa ( o que podáis conseguir). 




He usado además unas pipetas para apertivos que tenía para recoger los colorantes y ponerlos en al agua, pero con cucharillas hubiera quedado igual de bien.















0 comentarios:

Publicar un comentario