¿Os acordáis de las bolas de nieve que estaban tan de moda hace veinte años?. Sí, esas que agitándolas se movía toda la nieve en la bola y quedaba un rato en suspensión hasta que todos los copos se apoyaban. Seguro que os regalaron una cuando eráis niños.





¿Os apetece hacer una casera, del color y forma que queráis para vuestros pequeños?. Si seguís leyendo os explico cómo.


Os doy la receta, vista aquí:

MATERIAL:

  • 3/4 de una taza de agua caliente
  • 1/4 de glicerina. Se compra en las farmacias
  • Brillantina
  • Jabón lavavajillas.
  • Opcional: colorante


Poned el agua caliente, la glicerina, las gotas de colorante y la brillantina y mezclad todo con el tenedor. 
Por último añadid las gotas del lavavajillas. Cerrad el bote y...¡listo!



Cuando se agita el frasco la brillantina permanece en suspensión durante más de medio minuto, el efecto es muy bonito.





0 comentarios:

Publicar un comentario